Somos especialistas en viajes en familia a Laponia y Marruecos. Más información aquí

¡Soy animador de Travelkids!

Cada año esperamos con ansias que llegue el mes de diciembre y que Travelkids nos dé la oportunidad de ir a Laponia, Marruecos o algún destino exótico para ser parte activa de la ilusión de los más pequeños y de sus familias. Definitivamente, es lo que más felices nos hace ya que la animación para nosotros es vocacional.

Somos actores, bailarines, magos, niños y niñas grandes… pero sobre todo gracias a Travelkids, somos parte de un mundo imaginario que no solo es el de los más pequeños de la casa, también ha sido y seguirá siendo el nuestro.

Los nervios de los días previos se nos van en cuanto nos convertimos en elfos o exploradores e iniciamos una aventura mágica en la que nos encargamos que lo imposible sea tangible y que lo imaginario, se convierta en realidad.

El aeropuerto generalmente es nuestro punto de encuentro con las familias. Es ese momento en el que los más peques de la casa rompen la barrera de la vergüenza a golpes de ilusión y nos hacen participes de su imaginario, nerviosismo e ilusión. La magia del momento nos supera a todos.

El brillo en los ojos de los niños es impagable. La felicidad en la cara de los padres, indescriptible. Como nos sentimos nosotros, no os lo podemos llegar a transmitir.

En adelante, nos toca pasar un montón de horas en las que convivimos, conocemos y somos uno más del grupo de niños y niñas. Vemos como se emocionan a cada momento, como olvidan el frío que hace que se nos congelen hasta las trenzas, como comparten todo lo que están viviendo como si fuéramos unos niños más y como se hacen amigos los unos de los otros, a un nivel que no somos capaces ni de comprender.

Es una intensidad tal la que vivimos junto a ellos durante un viaje de Travelkids que nos desborda la felicidad cuando vemos su emoción al encontrar a Papá Noel, conocer a SS.MM. los Reyes Magos o descubrir un animal muy especial por la sabana africana.

Descubriréis  

Compartimos tanto con las familias que años más tarde nos sigue sorprendiendo, nos saludan por el nombre cuando nos encuentran en otro viaje, en otro lugar… es como si nos hubiéramos conocido de toda la vida.

Sentimos que más allá de trabajar, pasamos a formar parte de un recuerdo mágico e imborrable. ¿Puede haber algo más mágico? Repasan con nosotros momentos, anécdotas, fotos, videos… ¡Los guardan todos!

Es en ese momento en que te das cuenta que formas parte de algo más grande que un simple viaje y que gracias a Travelkidspasamos de ser animadores a ser elfos o exploradores, para siempre.

Sin duda, es una experiencia única que consigue emocionarnos en todos los sentidos. Un viaje que se convierte en un recuerdo muy especial, no solo para las familias, si no para todos los que forman parte de él; nosotros incluidos.

Por todo ello seguiremos viajando, soñando y descubriendo el mundo junto a los más pequeños de la casa, siendo parte de la gran familia viajera Travelkids.