Blog

Viajar con niños

1 Sep · Travelkids · No Comments

Un safari en África desde los ojos de la ilusión

Estamos a punto de vivir una aventura única, un safari por África nos espera a toda la familia.

 

Antes de empezar el primer día, ExplorerKid, nos recuerda que como buenos aventureros necesitamos energía. Hora de desayunar todo lo que queramos en un buffet enorme lleno de color. Frutas de todo tipo, infinidad de zumos naturales y un chef muy simpático que cocina todo tipo de tortillas.

 

La primera toma de contacto con la fauna africana es en un refugio. No puedo creer que estos animalitos no tengan mamá ni papá. Son inofensivos, pero también enormes. Y me pone feliz saber que su paso por el refugio es temporal. Nuestro guía nos explica que están en proceso de readaptación para que cuando crezcan puedan volver a su hábitat natural con garantías de sobrevivir.

 

Hemos ido a comer a la casa de una escritora con unos jardines enormes, y por la tarde paramos a ver una sorpresa, ¡jirafas y ‘pumbas’! Faltaba Timón en el lomo de alguno, pero sin duda lo más divertido han sido los besos de las jirafas. ¡Qué lengua más áspera!

Empieza el safari

 

No recuerdo cuándo me quedé dormida, ayer fue un día intenso, pero hoy nos espera la primera gran aventura. Explorerkid ya nos ha dado todos los consejos para identificar animales salvajes en la sabana y la importancia de estar en silencio cuando nos acercamos a las zonas que frecuentan los ñus, cebras, jirafas y leones.

 

Nos esperan los lagos Nakuru y Naivasha. Al llegar a Nakuru nos abren el techo descubierto para poder ver todo mejor.

 

Pensaba que tardaríamos algo más y que sería difícil ver animales, pero están por todas partes. ¡Estamos en su casa! Miro y miro a mi alrededor y entiendo que nosotros somos los extraños. Nos miran de reojo al llegar, pero nuestra presencia tampoco les incomoda. Las cebras levantan la cabeza del pasto para recibirnos, las jirafas nos miran desde lo alto y los búfalos se apilan en grupo mientras mastican hierba sin parar.

 

¡Hasta un rinoceronte enorme ha venido a vernos! Estamos a escasos metros, y me cuesta creer que estos animales sean salvajes. Dan ganas de acariciarlos. Incluso el león que descansaba debajo de un matorral nos ha dado la bienvenida a su reino.

 

Llegamos al hotel. Todavía no he asimilado todo lo que he visto y me quedo alucinada con nuestra habitación que parece una casita y ¡Tengo jirafas en el jardín!

Safari en bici, en barca, a pie y Masai Mara

 

Cuando despierto no sé si este segundo día podrá superar al primero, pero todo apunta a que sí. Hoy toca visitar Hell’s Gate. Y nada más llegar al lugar, el paisaje es familiar. Lo reconozco. Ya sé que es. Es la piedra donde Simba fue presentado en sociedad. No sé si este lugar fue la inspiración de Disney pero parece la verdadera Roca del Rey.

 

Hacemos un paseo en bici y aunque me han dicho que no hay animales peligrosos me parece imposible que estemos paseando como si nada. Hace calor y después de retomar fuerzas por la tarde visitamos Crescent Island a pie, paseando entre jirafas, cebras y antílopes, es divertido estar tan cerca. Antes de volver al hotel, paramos a visitar a los animales más “peligrosos”. Los hipopótamos. Son enormes y tienen unos colmillos gruesos y largos. Desde la barcaza los vemos a lo lejos pero no podemos acercarnos. Y es que son animales extremadamente protectores y agresivos en caso de invadir su territorio. Un carácter muy distinto al que ofrecen a lo lejos mientras les vemos chapotear y jugar.

 

Masai Mara es lo que más repetían mis padres antes de viajar. El paisaje ha cambiado y el alojamiento también. ¡Aquí dormimos en tiendas de campaña en medio de la nada! Al llegar nos presentan a los guerreros Maasai, y yo solo pienso que espero que nos protejan si de noche viene algún depredador a por nosotros.

 

Es una tribu milenaria. Llevan infinidad de collares y todos van de rojo. Caminan por la tierra con unos zapatos muy curiosos y cada huella que ven saben de qué animal es. Paseamos con ellos y nos enseñan muchas cosas entre ellas a bailar saltando. Llega la noche y estamos todos junto a una hoguera explicando historias. Se escuchan animales de fondo, por todas partes, es auténtica naturaleza.

 

Seguimos de safari y los prismáticos son ya un complemento más de todos nosotros.  El reto de hoy, nos explica ExplorerKid, es ver quién encuentra un nuevo animal antes, así que hay que estar concentrados y en silencio. ¡Hay animales por todas partes! Los elefantes son fáciles de ubicar, las gacelas están por todas partes pero aquí también hay animales muy pequeños.

 

Llevo ya más de tres leones vistos en el viaje. Son enormes, pero no se decidir si me gustan más la familia de guepardos que vimos en la sabana o el leopardo que estaba subido a un árbol. Llega el momento de andar y de estar muy atentos. El río es lugar de reunión para todas las especies; unos van a beber y otros a comer; los cocodrilos.

 

No hemos visto ninguno hasta ahora, pero empiezo a entender muchas cosas, también hay hipopótamos haciendo mucho ruido. Es sorprendente como la roca que sobresalía del agua hace cinco minutos ha desaparecido. Se ha movido varios metros. Rocas y troncos mágicos que tienen cola y cuatro patas por debajo del agua. La técnica de los cocodrilos para cazar y acercarse a sus presas sin ser vistos.

 

Es alucinante. Al llegar al hotel hacemos recopilación de todo lo que hemos visto con ExplorerKid. Es hora de ir a dormir y el viaje empieza su fin. No me quiero ir pero tengo ganas de llegar a casa y contarles a todos mis amigos lo que hemos visto. Solo tengo una cosa clara: quiero volver a África.

Descarga dibujos para colorear

Contáctanos

[]
1 Step 1
Tu nombrepara dirigirnos a tí
¿Un teléfono?
Escríbenos aquí tus dudas o comentarios.más detalles
0 /
Previous
Next

Contacto

Dirección:
Consell de Cent, 334 -336
08009 - Barcelona

Teléfono:
93 496 74 21

Email: info@travelkids.es

Partners

Partners Travelkids

Send this to a friend